Situado en el hermoso valle de Toranzo (Cantabria - España), resurge de sus ruinas el Monasterio de Nuestra Señora del Soto, antiguo convento franciscano y originariamente hospital. Hoy en d ía y recuperando su idea fundacional, sirve como Casa Diocesana de Acogída y Espiritualidad de la Diócesis de Santander.Ocho años de duros trabajos ha empleado la Escuela Taller Diocesana -fruto de una original niciativa del Obispado de Santander en convenio con organismos públicos- en reconstruir el convento.El proyecto ha respetado gran parte de su estructura primitiva -comedor, celdas...-, adecuando las antiguas dependencias al nuevo destino, con las comodidades que hoy exige la vida moderna. El claustro alto y el comedor se han decorado con una veintena de grandes lienzos de contenido religioso, e inspirados en artistas clásicos, obra del pintor santanderino José Ramón Sánchez. la Virgen del Soto. La figura, realizada hace tres décadas por Enrique Somavilla (autor de la escultura de la iglesia neorrománica de Puente Viesgo), es una interpretación de la imagen gótica del retablo mayor.